Qué hacer antes de transferir su nombre de dominio

Introducción

Tras haber elegido el nombre perfecto para tu dominio y haberlo registrado, es posible que en algún momento decidas transferirlo a otro proveedor. Esto puede ser por diferentes razones, ya sea por un mejor precio, una mayor calidad en el servicio o cualquier otro motivo que te haga sentir más cómodo con un proveedor en particular. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta algunas consideraciones antes de realizar esta transferencia para asegurarte de que todo salga bien y no pierdas tu nombre de dominio en el proceso. A continuación te explicamos qué debes hacer antes de transferir tu nombre de dominio.

Verifica el proceso de transferencia de tu proveedor actual

Antes de comenzar a transferir tu nombre de dominio, es importante que leas los términos y condiciones de tu proveedor actual y te asegures de que no haya limitaciones en cuanto al proceso de transferencia. En algunos casos, algunos proveedores pueden exigir que tu dominio esté registrado por un mínimo de tiempo antes de que se pueda transferir. Además, es posible que tu proveedor actual exija que tu dominio no tenga restricciones de transferencia, lo cual significa que el dominio debe estar en tu nombre o en el de una entidad que tú autorices. En caso contrario, la transferencia podría ser denegada.

Obtén el código de autorización

Cada nombre de dominio tiene un código de autorización asociado que se requiere para transferir el dominio a otro proveedor. Este código se llama también EPP y es esencial para iniciar el proceso de transferencia. Para obtener este código, normalmente deberás iniciar sesión en tu cuenta de tu proveedor actual y buscar en la sección de gestión de dominios la opción para consultar el código EPP. En ocasiones, el proveedor enviará este código por correo electrónico. Si no puedes encontrar esta opción, consulta con el servicio de atención al cliente para obtener ayuda.

Verifica la información de contacto

Antes de iniciar el proceso de transferencia, debes verificar la información de contacto que tienes asociada a tu nombre de dominio. Asegúrate de que todos los datos que has proporcionado sean correctos, especialmente si has cambiado tu dirección de correo electrónico o si se ha producido algún otro cambio relevante desde que registraste el dominio. Además, es importante que asegures que la información de contacto no esté bloqueada por el proveedor actual. Si esto sucede, es posible que debas desbloquear la información de contacto antes de iniciar la transferencia, de lo contrario, la transferencia podría fallar.

Confirma los tiempos de propagación del DNS

Antes de realizar la transferencia de tu dominio, es importante que tengas en cuenta el tiempo que tarda la propagación del DNS. La propagación de DNS es el tiempo que tarda en llegar la información del cambio de DNS a todos los servidores de internet. Tomando este tiempo en cuenta podrás coordinar mejor tus acciones para minimizar el tiempo sin servicio. Normalmente, este proceso tarda entre 24 y 48 horas. Sin embargo, ten en cuenta que hay ocasiones en que la propagación puede tardar hasta 72 horas. Por ello, es recomendable que realices el proceso de transferencia en una época en la que no esperes un gran tráfico a tu sitio web.

Realiza una copia de seguridad de tus archivos y bases de datos

Antes de iniciar el proceso de transferencia, es esencial que realices una copia de seguridad de todos tus archivos y bases de datos del sitio web. De este modo, en caso de que algo salga mal durante el proceso de transferencia no perderás el trabajo realizado y podrás volver a configurarlo fácilmente. Descarga todos los archivos FTP y realiza copias de seguridad de todas las bases de datos. Asegúrate de que todo está correctamente respaldado para que puedas recuperarlos si surge algún problema.

Prepara tu nueva cuenta del registrador de dominios

Antes de realizar la transferencia, debes tener preparada tu nueva cuenta en el registrador de dominios. Esto significa que tendrás que registrar el nuevo dominio en la cuenta y tener además una forma de pago suficiente para cubrir el costo de la transferencia. También es importante que conozcas las políticas del nuevo proveedor en cuanto a servicios, precios y características del servicio. Asegúrate de que cumpla con todas tus necesidades y se adapte a tus requisitos antes de tomar la decisión de transferir tu dominio.

Contacta a tu nuevo proveedor

Si antes de la transferencia tienes alguna duda sobre cómo realizar el proceso o te gustaría asegurarte de que no existen limitaciones en el proceso de transferencia, contacta con el servicio de atención al cliente de tu nuevo proveedor de dominios. Ellos tendrán más información sobre las políticas de transferencia y podrán ayudarte a solucionar cualquier problema o inquietud que tengas.

Conclusión

La transferencia de un dominio puede ser un proceso complejo y delicado que requiere una atención meticulosa a los detalles. Antes de tomar la decisión de transferir tu dominio, asegúrate de que has seguido todos los pasos que hemos detallado aquí para garantizar que el proceso sea lo más suave y sin problemas posible. Siguiendo estas instrucciones, podrás transferir tu dominio sin ningún problema y sin perder ninguno de tus valiosos archivos o información. Además, recuerda que es importante que el nuevo proveedor tenga políticas y servicios que sean adecuados para tus necesidades específicas.